10.6.16

SOBRE GUSTOS NO HAY NADA ESCRITO.


Estamos a la espera de que nos lleguen las piezas para poner el embrague del SAAB, aprovechamos para cambiar los retenes y el rodamiento de apoyo.

Este que se ve en la foto es el de la salida del cigüeñal .


 Ahora el que vemos es el que va en el apoyo, nos costó un buen rato poder sacarlo.

 Eje en el que va montado el embrague.


 Hueco que ha quedado al retirar el retén.

 Otra foto de la salida del cigüeñal.

 También vamos a cambiar la junta de la tapa de balancines.

 El retén nuevo




Ya hemos colocado el plato con el rodamiento de apoyo nuevo.
Damos un poco de fija-tornillos para que no se aflojen.

El rodamiento nuevo

Ahora a esperar a que llegue el embrague.



Aprovechamos para cambiar las correas, como se puede apreciar había alguna que estaba deshilachada, en el tiempo de espera para el embrague le vamos haciendo cosas.


Las poleas ya sin correas.

Para destensar las correas hemos tenido que soltar de la base el compresor del aire acondicionado, así teníamos mejor acceso a los tensores.



Pese a que es trabajo, para mi, es disfrutar también de los coches. quizás más que conducirlos. Eso de tenerlos a punto, coches con años y muchos kilómetros recorridos ¡me gusta!


 


Hoy martes día 14 han llegado las piezas que habíamos pedido a un vendedor por internet, nos falta una de la piezas que pedimos a otro proveedor, el anterior no la tenía.

Filtros de aceite 


Embrague del SAAB falta el bombín receptor.


Ahora ya tenemos todos los repuestos en casa, nos queda montar todo.
Este es el bombin de embrague


 Ya que estamos en faena, le cambiaremos la bomba de agua, así nos dará menos problemas, la otra no pierde ¡pero!



Preparamos un util para comprimir el embrague, esperemos que sirva a la hora del montaje.

Lo veremos.

5.6.16

DEDICAMOS LA MAÑANA DEL DOMINGO PARA QUITAR TRABAJO PENDIENTE.

Esta mañana, como primer domingo de mes deberíamos haber salido a dar una vuelta con nuestros compañeros del club de coches clásicos, teníamos trabajo pendiente y decidimos que la mañana la dedicaríamos a hacer alguna de las cosas pendientes.

Al Toyota Supra nos falta hacer cosas pero hoy teníamos pensado sacarlo a dar unas vueltas para que rodase un poco. Lleva años sin andar  y aunque lo arrancamos de cuando en cuando, pero queríamos que rodase.



Con el oído atento a los ruidos que se puedan detectar, rodando despacito.

Unos minutos para que cogiese temperatura el motor.

Una vez caliente, probamos en pequeños tramos que entrase el turbo por tiempo reducido en varias ocasiones.


El soplado del turbo es pequeño, 300 mm Hg que equivalen a 0,4 bares no es mucho, así andará mas desahogado el motor.

Después de hacer las pruebas con el Toyota, nos pusimos a soltar el embrague del Saab 900, se había roto el bombín y perdía el líquido.


Sin útiles especiales fuimos soltando partes hasta que conseguimos sacarlo fuera.


El disco de embrague tenía sitios que los remaches ya estaban al ras del ferodo, cambiaremos todo, bombín y disco.

Ya metidos en harina, cambiaremos el reten del cigueñal, el rodamiento de apoyo y todo aquello que veamos sustituible.



Ya tenemos el terreno despejado, ahora limpiar e ir cambiando piezas y embrague.

El motor anda muy bien, con el embrague nuevo ya tiene para una temporada, esperemos que larga.

Así hemos pasado la mañana, entretenidos y adelantando trabajo pendiente.