19.5.16

CUANTAS COSAS ALMACENADAS SIN DARLES USO.


Hoy no he salido de casa hasta la tarde para ir al café/tertulia con mis amigos,  tenía que hacer alguna cosa de las que tengo pendientes. He estado entretenido con un SAI (servicio de alimentación ininterrumpido) es de 1992 ya ha cumplido los 24 años; vamos, un pre-clásico. Le había quitado las tres baterías de 12 voltios y 7 Amperios cada una. Habían llegado a su fin hace años. Hoy me he agenciado tres baterías  de las mismas características que las anteriores para probar el funcionamiento del equipo.

Visto que funcionaba bien, he pensado en poner las baterías externas, de esa forma las podría sobre-dimensionar y hacer que pueda estar unas luces o un aparato eléctrico que no supere los watios de salida del equipo, para poder alimentarlo externamente a 36 Voltios tendré que poner tres baterías en serie, ya he puesto los conectores de entrada, la unión en serie será externa ¡¡alguna aplicación le daré a este equipo!!

Al abrir el equipo, nos encontramos varios circuitos ipresos y un transformador toroidal de grandes dimensiones.

Este es del frontal, no da muchos Watios 530, para hacer lucir unas bombillas LED tiene de sobra incluso con el ordenador y la pantalla.


Por esos conectores haré entrar los 36 voltios de las baterías externas.

Haciendo pruebas con baterías semejantes a las originales.

Al ir a buscar el SAI, me he encontrado con varias cosas que están arrinconadas en espera de colocarlas en algún sitio y darles utilidad.

Este  ciclomotor está en espera de que le toque su turno, lleva años ahí, pero todo se andará

No tendrá mucho problema en hacerla funcionar de nuevo, faltan horas.


Hay equipos, máquinas y conocimientos para hacer cosas, pero el tiempo no da más. Hay coches que necesitan un repaso urgente, pero nos desborda el trabajo.

Taladro de columna pequeño, para hacer cosas no muy grandes.

Piedra de esmeril.

Torno pequeño, todo este material está infrautilizado.

Cuando el trabajo agobia, lo mejor es dejarlo para tiempos mejores, y buscar entretenimiento que te haga olvidar  todo aquello que te crea malestar.

Unos pintxos o tapas y una cerveza mejoran mucho el ánimo. muy sencillos, una rebanada de pan, un huevo cocido, mayonesa, un langostino y listo.


Te puedes dar una vuelta por la cocina y aquellos que se esté cocinando en aquel momento, con un poco de pan ¡delicioso!

Que pena, todo lo bueno: es pecado, hace daño o engorda.

entre unas cosas y otras, se va pasando el tiempo.