23.3.16

ESOS RATOS DE DISFRUTE ENTRE COCHES.

El domingo pasado, disfrutamos de un bonito recorrido con los coches clásicos, se trataba de la novena edición del día de la Asociación Cultural de Vehiculos Clásicos de Álava "OHIKO"
Algunos socios prolongamos el evento hasta las veintiún horas; sin el menor signo de cansancio.


Los montes aún nevados, el día no salió malo, lo que se puede esperar del primer día de primavera del 2016.

Visitamos Aramaio.

Observé una cosa muy curiosa, todos los árboles tenían el tronco forrado de ganchillo. Esto es una moda surgida hace unos años para adornar árboles y mobiliario urbano, es mucho mejor a mi entender que el el uso de los sprays y pintura.


Aquí estuvieron los coches aparcados durante nuestra visita.



El recorrido efectuado fue el siguiente, tuvimos comida y terulia.




Hoy pasamos por la carrocería en la que están preparando el Toyota Supra, teníamos que llevar una pieza que nos había llegado por paquetería.
 
Habíamos mandado hacer matrículas nuevas, la delantera sobresalía del receptáculo del parachoque y mandamos hacer otra en formato pequeño.


Posteriormente nos fuimos a ver un Seat 600 que nos habían dicho el lugar en el que estaba. Le habían hecho cosas, tenía un electroventilador instalado, la toma del termocontacto como se puede apreciar en la foto, estaba hecha con una T de fontanería, alternador y más.


Hace años que iniciaron la restauración pero se quedaron ahí.


No nos importaría adoptar a este desamparado y así se lo hicimos saber a su dueño, esperamos su respuesta.

21.3.16

PENSAMIENTOS EN LENGUAJE ESCRITO, DE UN MAYOR.


Hace ya unos años, más de diez. Empezamos una andadura con la afición de disfrutar con los coches clásicos. Hoy unos años mayor, sigo disfrutando día a día con ellos. Considero que al igual que los hijos, hay momentos que te den sinsabores por averías, diversos problemas, etc. pero son momentos que luego se pasan y no por eso dejas de querer a los hijos o a los coches, salvando las diferencias, claro está.

No tuve muchos hijos debido a que no lo consideré adecuando en su momento, me estoy resarciendo ahora con los coches, son varios los que tenemos en el garaje, para nosotros son un negocio ruinoso, al igual que cualquier deporte o afición tiene unos costes en mayor o menor medida, pero hay algo que no se puede valorar económicamente; es el disfrute que sacas de todo ello. Hoy que se paga por todo, por ir al futbol, a esquiar, un sin fin de cosas, otros nos divertimos arreglando coches viejos, gastando más que el valor de mercado en muchas ocasiones. Cada uno se divierte como quiere y puede, teniendo una cosa presente, que no falte el dinero para comprar el pan al día siguiente.

El placer de salir a dar un paseo con un coche clásico es diferente a conducir un coche moderno, lo llevas a su ritmo, todos tienen una velocidad adecuada en la que vas oyendo el motor sin darle ni más ni menos gas, justo el necesario para él. que vaya alegre pero sin sufrimiento (estrujándolo), habrá muchos que no entenderán esto, sólo los que nos gustan los coches con años a sus espaldas podemos entenderlo, vamos pienso yo.

Al igual que toda actividad puede generar infinidad de amigos incondicionales, que les ayudas y te ayudan en aquello que necesitas, siempre hay excepciones como en toda regla, pero eso es mal menor, "decían en mi pueblo" un pueblecito  castellano/leonés: al santo que está enojado, con no rezarle está despachado. Hay momentos en los que tienes que aplicar el ojo por ojo y diente por diente, de la  (lex talionis) si tú no eres mi amigo, yo tampoco lo seré. Esto no sólo ocurre en los patios de los colegios, puede darse el caso en personas que peinan muchas canas desde hace años.

El paso de los años te va curtiendo de tal forma que ya no te tomas las cosas como cuando estabas en párvulos, que ya no te ajunto y no eres mi amigo   vas comprendiendo que el que se interesa por ti, lo demuestra, vas cribando la paja del trigo a lo largo de los añós, te quedas con el trigo y la paja se la lleva el viento al igual que se hacía cuando yo era niño que después de la trilla, se aprovechaban los día de viento para separar el grano, se llamaba aventar, si no recuerdo mal.-

El paso de los años te va endureciendo la vida, tiene esa ventaja pero tiene un inconveniente, que la cabeza pierde neuronas en mayor proporción a las que se regeneran, esto hace que te desvíes de los temas, yo empiezo escribiendo sobre los coches clásicos y voy por los Cerros de Ubeda como le ocurrió a  Álvar Fáñez, yendo a parar a aventar el grano, que cabeza la mía.

Volviendo un momento al aventar, siempre queda alguna paja o impureza dentro del grano, por mucho que te esfuerces en tratar de evitarlo.

Llegado este punto, teniendo en cuenta que llegó la hora del café-tertulia me voy a coger fuerzas para pasar el resto del día.

Para finalizar quería llegar nuevamente retomando el tema inicial, ayer hicimos una salida con los coches clásicos, con algunos de los aficionados del club de coches clásicos al que pertenezco que cumplía su novena edición.

Hoy nuevamente a la ITV para pasar la revisión a otro de los coches y homologar alguna cosilla que había pendiente por ahí.