25.11.15

HOY HE CUMPLIDO MIS PRIMEROS SESENTA Y CINCO AÑOS.





Hoy cumplo sesenta y cinco años, aunque mi vida laboral acabó hace ya unos años, no diré muchos ya que se han pasado muy rápidos, la vida me ha ido preparando para la jubilación y hoy con los años que tengo debería comenzar mi vida de jubilado, el destino no ha querido que fuera así, pero tengo mi vida perfectamente organizada. Si eche en falta el trabajo en su momento debido a que era una persona joven, pero me he ido aclimatando y puedo vivir perfectamente con mis ocupaciones sin el estrés de ser un asalariado.  Soy una persona diferente debido a mi diversidad funcional, pero no me siento ningún minusválido, yo valgo como el que más. Unos pueden ser más o menos hábiles para hacer cosas, yo puedo ser menos hábil que otros en mis desplazamientos al andar, pero en otros campos puedo superar a aquellos que me ganan andando. Esa es la diversidad funcional.

Después de esta introducción: hoy el despertador ha sonado a las siete de la mañana, me he levantado y he ido a Vizcaya con la idea de disfrutar de una mañana en el campo junto con otros amigos con mi misma afición, los 60 kilómetros que me separan ha sido llover y llover, llegado al destino me han venido a recoger con un Nissan Patrol para subirme al monte, no hemos sacado las escopetas de las fundas. si que me he comido un bocadillo y hemos echado unas risas, eso vale mucho. La lluvia no nos ha dejado disfrutar más. 


He regresado a Vitoria y en casa he estado viendo como mi Sra. preparaba la comida para  el aniversario de mi nacimiento.

Me jersey de caza, con una becada bordada.




Una tarta de manzana que nos gusta a todos los de casa.
 preparada para hornear.



Ligeramente horneada.

Ya tenemos la tarta lista.

 Ahora vamos a cocer un pulpo, otro de nuestros platos.



Troceado.

 salpimentado.

Unas An-gulas con gambas al ajillo.

Un bacalao con bechamel, que habíamos comido en Portugal y ahora nosotros lo hacemos según nos pareció que estaba preparado, a nosotros  nos gusta como lo hacemos y ya está.


Gratinado y listo para emplatar.

De postre un trozo de contesa.


A la hora del café tertulia con un grupo de amigos que llevamos algunos unos veinte años haciendo esta tertulia y celebramos los cumpleaños, yo siempre una caja de bombones para acompañar al café.

No termina ahí el día, aún quedan cosas que hacer.

22.11.15

¡¡AL MAL TIEMPO BUENA CARA!!

Ayer  tuvimos comida en una sociedad gastronómica, hubo unos entrantes de jamón y espárragos de Navarra, luego prepararon un bacalao que estaba buenísimo, yo estoy rebajado de servicio,  no ayudo a hacer las cosas, me siguen invitando porque siempre hago buen papel en la mesa y eso es un alago para los cocineros, no les gusta que dejen comida en los platos, yo nunca dejo nada.


El siguiente plato fue cordero asado, siempre me ponen de lo mejor del cordero, yo agradecido.

El postre que preparó la persona que hizo la comida fue unos melocotones en almibar, en su zona cóncava la parte en la iba el hueso, la rellenó de confitura de arándanos y sobre los arándanos un merengue gratinado, muy bueno todo. Además de bien regado por vino de Rioja, cava y patxaran.

Al llegara casa le llamé a un amigo que va a cazar todos los días, ¿como ha cambiado el tiempo ha pasado caza? su respuesta fue que no. Me quede´ un poco sorprendido. Esta mañana sobre las nueve de la mañana le he vuelto a llamar, y hoy si que estaba pasando ¡ya decía yo que con este cambio de tiempo! me preparo rápidamente y por la autopista me he presentado allí sobre las diez de la mañana, alguno me ha criticado ¡vaya cazador! ir a las diez de la mañana a cazar.

No me parece mal que me digan eso, pero como el tiempo había empeorado, había incluso nevado y el día anterior no había nada, no me he preparado, pero si que estaba pendiente.
La carretera estaba limpia, pero los montes nevados.

Por fin llegué y pude ver los bandos de grullas en formación de V para ayudarse a volar con menos esfuerzo, no preparé la escopeta, me quedé mirando como cazaban los compañeros, estaban empapados de agua, yo me cubría con un paraguas.

Cuando dejó de llover con tanta fuerza me preparé y con la lluvia fina tambien me calé los pantalones. Pensé, que dirá el que me ha criticado por ir a las diez de la mañana si ahora me ve además cazar sentado. Lo mejor es tomárselo todo con buen humor. Si dicen que dizan, mientras no hazan.

Uno de los mejores momentos de la caza.

Hay que abrigarse cuando el frío aprieta.
Foto tomada con la cámara del movil, se nota la diferencia con respecto a las anteriores.


Hay que hacer lo que a uno le plazca sin molestar al resto, esta vida es corta y hay que disfrutar de ella mientras se pueda.