16.10.15

CAJON "DE SASTRE"


Yo pienso que mejor sería escribir "cajón desastre" pero utilizaré la expresión que en su día se dió a aquellos cajones de algunos sastres, no se puede generalizar. Cuentan que estaban llenos de hilos, botones, carboncillo para marcar, etc.

Tengo ese mismo problema, yo acumulo en los cajones de mi mesa de trabajo, un sinfín de cosas que en cualquier momento me pueden hacer falta o no, pero ahí están por si fuesen necesarias. Hay que ir renovando el arsenal, los tiempos cambian y algunas se pasan de moda o se hacen más reducidas.

Yo tengo de todo como en botica, para no tener problemas de que se extravíen siempre las tengo a mano y sé lo que tengo,  me falla un poco el dónde, pero tengo un problema añadido, que yo lo dejo a mano para que no se me pierda; siempre hay alguien que se molesta de cómo tengo la mesa, me la ordenan, ya me ha destrozado, desaparecen las cosas, algunas veces las guardan en el desván y nunca más se supo de ellas, me quedo con el ¡yo tenía! no quito la razón a quien me ordena las cosas, pero es que algunas veces se hacen por si viene alguien y ve esto, (desorden) que va a pensar? es mi casa y yo la tengo para mi disfrute, y una habitación para mis cosas, si a alguien no le gusta que no venga, no me va a hacer cambiar mis hábitos.

Hoy ha tocado quitar cosas para traer otras nuevas o bien para hacer sitio y se ha desbordado todo.

Montones de relés de todo tipo, algunos me han hecho pasar ratos entretenido.

Ahora ya son más pequeños, quizás no soporten el mismo amperaje pero su tamaño es muy reducido.


Interruptores, mecheros, reostatos, de todo un poco.

Más interruptores.

Alguna pastilla de encendido electrónico para experimentar.



 Cajas de memorias de ordenadores viejos, quizás rehabilite alguno.

Bases para poner antenas de emisoras en los coches.


Aquí hay de todo, fusibles, condensadores, resistencias.

Todo esto es una pequeña muestra de todo lo que hay en los cajones, pero como dicen los labradores "nunca por una buena cosecha es mal año" o " es mejor tener que desear"

11.10.15

EN EL PUENTE DE OCTUBRE DISFRUTANDO CON LOS COCHES CLÁSICOS.

Hacía tiempo que no sacábamos el Austin Victoria para dar un paseo con él, hoy hemos pensado hacer un pequeño recorrido para moverlo y que cargue la batería. Ya era tarde para andar mucho, pero lo ideal para tomar un pintxo en Escota y venir a comer a casa.

Hoy me ha tocado ir de copiloto, la jefa es la que ha hecho de choferesa , yo sacando fotos sobre la  marcha durante el recorrido.



La torre de los Mendoza

Llegamos al cruce que nos conduce a Nanclares de la Oca.



Me llamó la atención un Seat 127 que estaba parado en la calle.

Poco tráfico por estas carreteras.


Disfrutando del paisaje.




Subijana, al fondo se puede apreciar el puente de la autopista un paso entre montes que da acceso al Valle de Kuartango.

Llegamos a Escota, restaurante la Era. Me gusta venir por aquí tomar algo y comer un pintxo de los muchos que tienen en la barra.

Hoy con una cerveza, una Gilda.

Hay mucha variedad de pintxos, si te apetece alguno caliente lo calientan al momento.

En la decoración del bar utilizan muchas brujas por todas las paredes, muy acogedor con unas butacas alrededor de un fuego bajo a modo de estufa.


 Ya está hecha la salida-paseo, tomado el refrigerio y con los jugos gástricos listos para empezar a comer en cuanto lleguemos a Vitoria. 

Nos quedan 24 kilómetros de distancia a Vitoria.

Nos cruzamos con unos conocidos, no me dio tiempo a enfocar bien la cámara.

Ya eran las 14, 30 horas y le pesaba el pié a la conductora. Por la autovía 

Circulaba al máximo permitido como se puede apreciar en la foto. A este no le pesan los años pese a tener 42 años sigue casi como el primer día.

Le he puesto un radiador de agua frontal además del suyo que va en el costado, también un radiador de aceite.


Recorrido efectuado.

Perfil del recorrido.


Un día más hemos disfrutado del Austin Victoria.