30.8.14

UN TANDEM DE AFICIONADOS ACTIVOS CON LOS CLÁSICOS

Desde hace unos años padre e hijo practicamos  aficiones comunes  en muchos casos, ese tandem lo formamos mi hijo Javier y el que suscribe, esto no es reciente llevamos años compartiendo aficiones al motor y participamos activamente en eventos relacionados con los coches clásicos, ya incluso salimos de nuestra provincia y asistimos a concentraciones de coches a las provincias limítrofes. 

Quizás para alguien le parezca obsesión lo que tenemos, pero para nosotros es una afición y nadie nos va a hacer cambiar hasta el momento que nosotros digamos hasta aquí hemos llegado. Además de gustarnos disfrutar con los coches clásicos en los eventos, disfrutamos mucho más en el momento de las reparaciones cuando adquirimos un coche ya desahuciado y lo volvemos a la vida activa, eso es una gran satisfacción.

Disfrutamos tanto  que incluso nos ha llevado a ayudar a otros aficionados a reparar sus coches, simplemente por afición y sin pedir nada a cambio. Ya he contado muchas veces que yo no soy mecánico  de coches, pero a los 14 años empecé a trabajar en un taller de reparación de maquinaria ahí me formé como ajustador,  luego he tenido otros trabajos y siempre he procurado hacer bien mi trabajo, entré a trabajar en el laboratorio de una empresa de plásticos, después de trabajar ya estando casado me iba todos los días hasta las diez de la noche a la Escuela de Química y Electrónica de Indauchu (Bilbao) para prepararme y hacer bien mi trabajo, anteriormente había hecho el graduado escolar, únicamente tenía el certificado escolar.

Posteriormente una enfermedad truncó mi profesión, desde entonces tengo una incapacidad laboral, esto no impidió que siguiese formándome, ya después de ser pensionista entre en la escuela profesional Jesús Obrero de Vitoria y después de cinco años obtuve el título de técnico de electricidad y electrónica (lo que antes era maestro industrial), cosa que también me sirve para  los coches cuando tienen un problema eléctrico.

Hoy me he destapado en cuanto a mi formación, desviándome un poco del tema principal que era la afición a los coches clásicos.

Vuelvo al tema. hace ya un montón de años, mi hijo se compró un mini cooper de AUTHI, lo puso a mi nombre, él tenía veintiún años y para que le hiciesen el seguro de clásicos no tenía  la edad, después ya con la edad suficiente los sigue poniendo a mi nombre. Este mini cooper le hemos cambiado el motor dos veces haciéndolo cada vez más potente, para conseguirlo hemos comprado libros para obtener información, como es de suponer en inglés, Javier entiende algo, yo únicamente me entero si leo, no entiendo la pronunciación, pero con ayuda del diccionario e internet siempre nos ayudan.





Me decía Javier papá comprante un coche clásico, le respondía "yo tendré un coche clásico cuando me lo regalen"  y así sucedió, me regalaron un Austin Victoria que reparamos entre los dos, yo no lo puedo conducir debido a mi discapacidad, esto hizo que implicase a mi Sra. para que me llevase a los eventos con los coches clásicos, he mirado de adaptarlo para poder conducirlo yo, pero el precio me parece elevado, yo lo podría hacer pero está el tema de homologaciones etc. este tema de homolagaciones, certificados de taller para certificar que te han montado unas ruedas en unas llantas me parece exagerado, quien certifica cuando pincho una rueda??

Posteriormente al Mini y al Austin les siguieron otros y ahora hay unos cuantos: un porsche 924, un alfa romeo 90 2.5 V6, Subaru, Saab,  4L, Patrol SD33, Bmw E30 M10, Toyota supra en restauración, y un Opel GSI 1.8.

Todos los coches anteriores han sido regalos o comprados a precio de saldo, descartamos de esto al Mini y al porsche que se pagó el precio del momento e incluso algo superior.

Que nos pasa con tantos coche? que andamos todos los días liados cuando no es con uno, es con otro pero nos entretenemos y otras veces nos agobiamos. Esa es la salsa de la vida no puede ser todo de color de rosa tiene que haber nubes que enturbien los colores, para que esté todo compensado.

Para tener los coches al día hacemos muchas visitas a los desguaces para adquirir motores y piezas que nos puede servir, en muchas ocasiones las he regalado a algún otro aficionado que las ha necesitado, yo también he recibido cosas de otros aficionados. Como decía antes de los desguaces, me ha llegado a decir algún amigo que es "mi casa" pero allí nos surtimos de repuestos, o compramos coches enteros para aprovechar únicamente los asientos, no nos vendían solo los asientos, en resto lo hemos tirado.

Por otra parte vamos haciendo un acopio de herramientas para ser como digo yo, autosuficientes  y poder hacer nosotros solos nuestras reparaciones.

 La última adquisición ha sido un a pistola para pintar los bajos y dar cera a las cavidades y evitar oxidos.


Este es el trabajo que tenemos en la actualidad, desmontar un motor en el desguace, hemos comprado el coche entero para repuestos.




Aveces resultan trabajos penosos por las malas posiciones de trabajo al hacerlo en el suelo, pero es lo que hay.

Después del trabajo en esta ocasión teníamos un taco de cecina y preparamos unos buenos bocadillos y ya tenemos fuerzas para olvidar los malos momentos que hemos tenido al intentar soltar ese tornillo que no sale
etc.

Me explayado largo y tendido pero ya se sabe, al que no le interese que no lo lea y si hay a alguien que le entretiene me doy por satisfecho.

Desde aquí le quiero agradecer a mi esposa la paciencia que tiene con nosotros, que la he implicado en conducir el Austin sin gustarle, únicamente lo ha hecho por complacerme, por tener que lavar la ropa que le llevamos llena de grasa de las reparaciones, sin enfadarse. Gracias por todo.

Mañana hay una concentración de clásicos, pondré el resumen.
Saludos